LA SADHANA

En el centro SADHAKA YOGA practicamos sobre todo yoga integral y terapéutico (orientado a la salud) raya-yoga, hatta-yoga, sistema rishikesh.

El Hatha Yoga es el más recomendado para nosotros los occidentales, adaptándolo a la capacidad del practicante (no hay límite de edad) y siguiendo las líneas básicas de Swami Sivananda, sintetizadas en 5 principios sencillos:

  1. Ejercicio adecuado (asanas)
  2. Respiración adecuada (pranayama)
  3. Relajación adecuada (savasana)
  4. Alimentación sana
  5. Pensamientos positivos y meditación
    (Vedhanta y Dhyana)

Swami Sivananda
Swami Sivananda

LAS SESIONES

AsanasLas  sesiones duran entre hora y cuarto y hora y media, empezando por unos minutos de interiorización, silencio, respiración consciente, para continuar con ejercicios suaves de calentamiento, siguiendo con el saludo al sol (Surya Namaskar) y una tabla de asanas  para terminar con una relajación; de modo que al final de la clase la sensación es de bienestar general, tras liberar bloqueos físicos que nos abren a un estado de plenitud con una mente más apaciguada y serena.

LA TABLA DE INVERSIÓN

También, para el alumno que lo desee,  se puede hacer uso de la tabla de inversión con sus muchos beneficios:

  • Previene la degeneración de la cadera y artrosis en tobillos y rodillas.
  • Mejora la circulación evitando varices y hemorroides.
  • Previene la celulitis y acumulación de líquidos.
  • Alivia dolores musculares, vertebrales y discales.
  • Descomprime los discos intervertebrales, estirando la columna vertebral y mejora el riego sanguíneo de la medula espinal.
  • Estimula la hipófisis, el hipotálamo, el timo, y la tiroides.
  • Mejora la artrosis cervical.
  • Favorece la irrigación del cerebro retrasando el envejecimiento de las células cerebrales.

Tabla de Inversión
Tabla de Inversión

EL YOGA COMO ESTILO DE VIDA.

Nuestra ritmo de vida actual, acelerado, estresante, trepidante, con una agenda repleta de obligaciones, compromisos y tareas; demasiadas veces, superior al tiempo que tenemos para su desempeño, sin dejarnos un instante para nosotros mismos, para que nuestra mente agitada pueda apaciguarse, ocasionando tensiones musculares, insomnio, ansiedad, dolor físico; traspasando a lo emocional, generando frustración, impotencia e infelicidad, y en muchos casos enfermedad; pero no hacemos caso a muchas señales porque pareciera imposible parar, bajar el ritmo, y mucho menos bajarse del tren. Y cuando reparamos en ello, queremos una solución rápida, de urgencia y efectiva, recurriendo a lo que sea, pero con grandes expectativas, dentro de estas soluciones a veces recurrimos al yoga, porque alguien nos ha hablado, recomendado, o nosotros mismos hemos leído de sus bondades. Pero atención! recetas mágicas no hay.

El yoga es, más que una técnica milenaria, una cultura milenaria destinada a mejorar la existencia de aquellos que la practican, cuyo interés principal es el desarrollo de la conciencia y la evolución del ser humano en su conjunto; una de las ciencias mas antiguas de la humanidad, que con el tiempo ha devenido en el sistema que hoy conocemos a su vez dividido en varias sendas pero en todas ellas se pretende la evolución del ser humano de manera integral, como un todo; físico, psíquico, emocional, mental, espiritual (importante no olvidar esto, no es solo una clase de posturas o asanas físicas) y la practica continuada y la perseverancia, son fundamentales para sus beneficios.