En un aspecto mitológico y resumiéndolo mucho, el hinduismo viene a decir  que los seres humanos fueron creados desde las diferentes partes del cuerpo de BRAHMA,  de esta manera se establecieron  cuatro castas, clases sociales principales, o varnas (colores) como se denominarían en sanscrito, las cuales determinan el estatus social, el tipo de trabajo que puedes desempeñar, con quien te puedes casar,  etc. En definitiva condicionan toda la vida, en todos los aspectos, y este orden es sagrado y nadie puede  pasar a otra casta en el transcurso de su vida, solo con las sucesivas reencarnaciones se puede ir ascendiendo…

El primer texto donde se hace referencia a las varnas, o castas es el himno Purushasukta del Rig-veda, que data del II milenio antes de Cristo, siendo estas:

  • Los brahmanes: sacerdotes y maestros, casta más elevada que salieron de la boca de Brahma
  • Los chatrias: soldados y políticos, administradores… es decir los funcionarios, que salieron de los hombros de Brahma.
  • Los vaishias: comerciantes y artesanos que salieron de las caderas  de Brahma.
  • Los sudras: esclavos siervos, obreros y campesinos que salieron de los pies de Brahma.

Siempre las castas más inferiores comprenden el mayor número de población, claro está. Y fuera de esta clasificación estaban los intocables o dalits, los parias, con tan baja consideración como los perros, por ello ni siquiera aparecían en las varnas principales, condenados a los trabajos más inmundos.

Y aún por debajo de los anteriores, en algunas partes existían  los “invisibles”  que únicamente podían salir de noche y si se les sorprendía  de día, eran encerrados hasta morir de hambre.

En un aspecto más histórico parece que todo proviene  de la herencia  tras  la invasión de los arios  en el valle  del Indo, que para evitar el mestizaje con la población autóctona  que los superaban en número, establecieron  estrictas reglas religiosas, como no podía  ser de otra manera,   muy hábilmente para tener a raya a la población bajo sus intereses, estableciendo una clasificación parecida, con los colores más claros (varna también se traduce como color)  a las clases superiores, que evidentemente eran mayoritariamente arios, y los colores más oscuros  a las clases más bajas correspondiendo con el color de los aborígenes.

 

Paralelamente al sistema de castas, también estaba muy arraigado socialmente  en el  hinduismo, que el varón se comprometiera con los cuatro objetivos principales de la vida , llamados  purusharta, teniendo que intentar  conseguir como poco, los tres primeros, el cuarto era para los más avanzados espiritualmente;

1-Dharma: deber,   que naturalmente  provee de riquezas.

2-Artha: riquezas para conseguir los placeres.

3- Kama: placer (recordad la palabra kama-sutra) el disfrute de los placeres que crea hartazgo

4-Moksha: liberación  de todo lo anterior, libre de deseos y sufrimiento….

También hay una correspondencia  según la creencia popular, entre estos objetivos y las cuatro etapas de la vida  de un brahmán, o de quien se lo pudiera permitir, porque está claro que los de castas inferiores aspiraban a poco más que a la supervivencia.

  • Brahmacharya o estudiante célibe
  • Grihasta o vida de casado, donde tenía que cumplir su dharma, artha, y kama, obligado casarse y formar familia
  • Vanaprastha o retiro al bosque dejando atras todo lo demás y prepararse para  la siguiente etapa, un equivalente a nuestra jubilación.
  • Sannyasa o etapa de completa renuncia en busca de esa liberación, Moksha.

Esto representaría algo así como una satisfacción de las necesidades físicas, emocionales y espirituales en un sentido amplio, sin olvidar el deber y compromiso y contribución  para con la sociedad bajo la  condición social o casta a la que se pertenece. Los hinduistas  creen que quienes siguen fielmente la senda del deber, dharma, en la próxima reencarnación  renacerán en una casta superior. Con lo cual este sistema de castas condiciona absolutamente todo en la vida, en todos los aspectos.

En la India moderna,  las cosas van cambiando poco a poco pero  las desigualdades e injusticias sociales,  sobre todo para las mujeres, son infinitas; los matrimonios entre castas aunque no son ilegales, no están bien vistos y la casta de los intocables, fue abolida por ley en 1.950 pero en la práctica  no ha desaparecido por el arraigo de tantos años de creencias religiosas como eje de sus vidas sobre todo en zonas rurales, así como por el desconocimiento  e ignorancia de las  leyes que amparan sus derechos,  también por los prejuicios de los funcionarios que ocupan cargos en la administración y por la corrupción generalizada en todos los ámbitos.

Estos países con predominancia hinduista (no solo estos) son de muchos contrastes, conviviendo, todas estas desigualdades, e injusticias sociales, desconocimiento de sus derechos  etc., con los  mayores avances  tecnológicos  que la globalización ha traído, en algunos de ellos con economías emergentes crecientes  muy destacadas a nivel global pero haciendo cada vez  mayores  sus desequilibrios internos.

SOBRE EL ORIGEN DE LAS CASTAS EN EL HINDUISMO.