La naturaleza es tozuda, obstinada, pertinaz y muchas cosas más. Prueba  de ello en  su cara más amable podría verse representada en la imagen adjunta, donde vemos que es capaz de aprovechar las circunstancias más adversas, los lugares más angostos, las condiciones más duras,  siempre buscando cualquier posibilidad por remota  y mínima que sea, de manifestarse, para cumplir su función, para hacerse ver y notar, para seguir generando vida, que es al fin y al cabo su principal función. Y nosotros, que lo veamos y podamos apreciar estos infinitos  enormes esfuerzos que despliegan su belleza continuamente a nuestro alrededor para captar nuestra atención, despertándonos de nuestro letargo e hipnosis  y sirviéndonos como ejemplo  de supervivencia  esfuerzo y superación.

Es verdad que, en su cara menos amable, la naturaleza también es abrupta, violenta, feroz, temible, iracunda, en sus  diferentes formas se manifiesta por donde solía, recordándonos  que la conquista de cualquier territorio le corresponde a Ella y  a nadie más, es Ella la que nos da permiso para establecernos  y no al revés como podrimos pensar. Así,  tormentas, inundaciones, nevadas, vientos  huracanados, maremotos, terremotos, sequias, incendios, etc. nos recuerdan que estamos aquí de prestado,  no  intentemos echarle un pulso, porque siempre ganará Ella, pero claro, también  nos brinda una oportunidad de convivencia amistosa que tal vez no hayamos valorado lo suficiente y quizás para cuando lo hagamos sea demasiado tarde.

Seamos UNO  con la naturaleza, que  inquebrantablemente nos brinda todo su esplendor  en cada estación del año, ELLA no olvida jamás el calendario  y nos anuncia que  YA ES PRIMAVERA!!!

 

LA NATURALEZA ES TOZUDA!!
Etiquetado en: