En los tiempos y circunstancias que vivimos, me estoy acordando de una historieta/cuentecillo, que dice más o menos así:

“En cierta ocasión, un hombre de fe decidió aprender a esquiar, deporte que nunca  antes había practicado, y  en esos  comienzos sin experiencia alguna se deslizó accidental  y abruptamente  por un precipicio, quedando suspendido y colgado únicamente por una exigua ramita de  árbol que a duras penas lo sujetaba. Viéndose el hombre bastante apurado y sintiendo literalmente que su vida pendía de una “ramita” hizo  uso de toda su FE pidiendo ayuda: Dios!!!  ¿Hay Alguien ahí?  Estas ahí?    No me abandones!!! Te lo suplico!!  En esto que Dios lo oye y le contesta;    aquí estoy hijo mío, ten fe y déjate caer sin temor  que unos ángeles  acudirán  a tu rescate, sujetándote plácidamente antes de que puedas hacerte daño…. El hombre de fe, no muy convencido, le dijo: Si, sí,  pero, ¿hay ALGUIEN MÁS????

 

Pues esa  misma  es  la sensación de no haber  NADIE   al mando de este caos, de este puzle, de este embrollo en el que nos hallamos. Cuando todo está resquebrajado, todos los símbolos, emblemas, instituciones, valores, estructuras,  resortes y asideros pulverizados , cuando todo está roto, denostado, vilipendiado, devaluado, mancillado, corrompido, ultrajado, QUÈ  NOS QUEDA??  No habrá ALGUIEN capaz y sensato, o muy  inconsciente pero bastante  osado, para poner rumbo a esta nave????  Qué más puede salir mal? Que más puede empeorar? Pues muchas más cosas pueden empeorar;  al menos este verano ha ondeado la bandera verde en nuestras playas sin medusas y sin apenas oleaje para favorecer el baño casi todos los días, y también los espetos de sardinas han ondeado en los chiringuitos!!! Qué gran valor tienen las pequeñas cosas !!

 

Decía  Juan Jacobo  Rousseau, (1712-1778) en su obra “EL CONTRATO SOCIAL” (podría considerarse la antesala de nuestro moderno derecho político), que el hombre nace libre, pero siempre vive encadenado, entre otras cosas  encadenado al sistema político elegido para gobernarnos. Esos derechos y libertades que tantos voceros, cada uno a su criterio, exigen y pregonan: los negacionistas, los terraplanistas, los sensatos, los inconscientes, los autónomos, los funcionarios, los jubilados, los okupas, los dueños de las viviendas ocupadas, los gobernantes, los antisistema, los afines al sistema,  los monárquicos, los republicanos, los inmigrantes, los refugiados, los ricos , los muy poderosos,  los que están en exclusión social, los burócratas,  los influencers, los medios de comunicación, los liberales, los normales (estos  ya en extinción) y toda la infinita pléyade de sensibilidades  imposible de satisfacer bla bla bla… De  las obligaciones  hablamos después.

También en dicha obra, habla de que ninguna forma de gobierno es perfecta, todas adolecen de defectos, así, las monarquías degeneran en tiranías, las aristocracias en oligarquías y atención! Las  DEMOCRACIAS, degeneran en OCLOCRACIAS, es decir el gobierno de la muchedumbre, el poder de la turba, lo curioso es que esta palabra se acuñó ya en la antigua Grecia, cuna de nuestra civilización, es decir hace muchos años, y sin embargo (si tenéis curiosidad por ampliar al detalle el significado del término, consultad la Wikipedia), totalmente vigente, es como describir la situación actual al detalle. De  donde  se podría deducir que vivimos en un caos permanente y una decadencia continua desde  ni se sabe cuándo. Cómo es posible que el sistema aguante tanto?  Ahora que necesitaríamos más ESTADO que nunca, esa   estructura paternalista que iba a satisfacer todas nuestras necesidades más perentorias, está tan esquilmado y débil  y agónico, que apenas puede sostenerse  a sí mismo, cuanto más,  a sus súbditos; con toda la administración colapsada, a lo largo y ancho de todas las competencias, con una sensación de desgobierno, desorientación,  de falta de criterio, NADIE al mando, barco a la deriva ¡!!!! Pues cabe la pregunta inicial: Si, Si, pero ¿HAY ALGUIEN MÁS??? Pues sí, nosotros, todos y cada uno en su pequeña parcela de actuación, responsabilidad, profesión, familia…….pertrechados de coraje y sensatez, sujetando el timón y no dejándonos enredar en demagogias ruido  y circo, atendiendo a nuestras Obligaciones, esas que forman parte del sistema que nos encadena y ordeña para su propia supervivencia, que es también la nuestra, en definitiva, cuanto antes nos arremanguemos y nos pongamos a trabajar, mejor para todos, como siempre, unos más que otros, esto tampoco ha cambiado mucho a lo largo del tiempo.

 

La buena noticia, porque la hay, es que a pesar de todo,  ESTO,  también pasará, y por lo tanto saldremos adelante, como ha quedado demostrado a lo largo de los años y de la historia que ha repetido situaciones parecidas, peores o similares y aquí seguimos, a pesar de nosotros mismos y nuestros Estados(un mal necesario para la gobernanza de los pueblos) ; es increíble pero en el fondo,  todos y cada  uno,  sabemos que saldremos adelante, es la inercia de la vida, el devenir  de las cosas, el mapa de la evolución;  pero ayudaría tanto tener Fe y Esperanza en algo o en alguien   para  recuperar la ilusión, movilizar la energía y aprovechar esa inercia para la remontada.

Y entre tanto caos alrededor de la pandemia, muchas cosas buenas saldrán, nunca antes  en tan poco tiempo, se hicieron tantos avances científicos y tecnológicos poniendo tanto talento humano, de ese que no hace ruido,  al servicio de la Humanidad, eso sí, no exento de polémica, presiones de todo tipo,  intereses económicos, sanitarios, lucha de poderes, geopolítica mundial, bulos, circo y  bla bla bla,  esto, también  igual que  siempre. Es decir,  que todo irá cambiando para que todo siga igual, no nos engañemos, algunos pagaran un alto precio y otros saldrán muy beneficiados, solo confiemos en que el balance final para la Humanidad (bien general, que diría Rousseau) sea positivo.

PARA LECTURA DOMINICAL
Etiquetado en: